¿Que es la Hipnosis Clínica?

La hipnosis es una técnica que siempre ha estado rodeada de misterio debido a la imagen que de ella se ha dado en la industria del cine y la televisión, donde se mostraba como un método “mágico” para controlar las mentes. Sin embargo, su aplicación clínica, desarrollada por especialistas titulados, es considerada una alternativa real a los medicamentos y químicos recetados para enfermedades y patologías.

Relacionada comúnmente con terapias para abandonar malos hábitos como, por ejemplo, dejar de fumar, esta técnica aplicada al mundo de la medicina se posiciona como un tratamiento eficaz y accesible a la mayoría de los pacientes.

La doctora Sara Beneit Gómez, miembro de Saluspot y médico general especialista en esta vertiente de la medicina en Hipnosis Clínica Cuencaexplica a La Buena Vida cuáles son las indicaciones de la hipnosis clínica, desmontando mitos en torno a esta técnica y explicando cómo es posible hipnotizar a una persona con fines terapéuticos.

En qué consiste la hipnosis clínica

Según explica la doctora, la hipnosis es una técnica terapéutica que lleva a la persona a un estado alternativo o modificado de conciencia en el que la atención se dirige hacia el interior de la persona de forma que contacte con sus propios recursos.

La clave, apunta, reside en que en el inconsciente encontraremos habilidades que creíamos inaccesibles.

De hecho, en este estado, el paciente experimenta cambios psicológicos y fisiológicos, quedando en suspenso las dudas y los temores y consiguiendo una gran relajación corporal y muscular.

Además, la aplicación de esta técnica favorece un pensamiento activo y creativo que permite el acceso a funciones como la capacidad de controlar la sensación dolorosa, la capacidad de relajación y la mejoría de los estados depresivos.

“La implicación del paciente en su propia curación le otorga una responsabilidad y un poder únicos que funcionan en sí mismos como factores curativos” explica la especialista.

Cómo se hipnotiza a un paciente

Tras diagnosticar el problema, explica la doctora, se capta la atención del paciente relajado, que pasa a concentrarse mientras disminuye su atención a lo que ocurre a su alrededor.

De este modo, continúa, desaparece el filtro de la razón y la persona es más receptiva a las sugerencias dadas por el terapeuta para modificar su conducta o sus pensamientos.

Esto se logra gracias al empleo de un lenguaje permisivo (que ofrece alternativas) y simbólico (a través de metáforas y anécdotas directamente aceptadas por el inconsciente). Al final el paciente regresa al momento previo a la hipnosis, concluye.

Aplicaciones de la hipnosis clínica

Los avances en las neurociencias han descubierto un patrón específico de actividad mental demostrado y demostrable a través de técnicas de diagnóstico por imágenes. Existe un amplio campo de investigación acerca de los efectos en la memoria y sobre las áreas cerebrales implicadas en la disminución del dolor y cómo se van modificando cuando se aplica la hipnosis.

Por ello, a día de hoy, sus aplicaciones son tan variadas como eficaces.

Según explica la doctora, la hipnosis clínica se utiliza, sobre todo, como apoyo a distintos procedimientos, como la terapia psicológica en trastornos de ansiedad, estrés, depresión, ciertas adicciones (especialmente al tabaco) y para controlar el peso.

Sin embargo, ahí no termina su campo de actuación. También es eficaz en el control del dolor, ya que palía el sufrimiento que provocan patologías crónicas como la fibromialgia, ciertas condiciones neurológicas o el cáncer.

Incluso ha llegado a aplicarse con éxito durante el parto, para paliar el dolor de la madre durante un proceso que puede alargarse horas.